shock cultural China

Anne Autrique Perochena

En éste ensayo les voy a platicar sobre mi gran experiencia a Shanghái, China y el shock cultural que tuve.

Shanghái es una ciudad en el continente Asiático ubicado en el Oriente, en el país China, la capital de éste es Pekín.

Es un país muy grande con mucha población, es primer mundo, tiene un desarrollo en todos los sentidos inmenso e increíble.

Es una cultura súper diferente a la nuestra, diferentes costumbres, religión, arquitectura, etc.

Su idioma es chino mandarín, el cual es complicadísimo de aprender tanto hablarlo como escribirlo.

Shanghái es la ciudad más poblada de todo el país, y una de las más pobladas del mundo con más de 20 millones de personas.

Las horas de vuelo son por ahí de 15 horas, el vuelo sale de Los Ángeles y e ahí partimos a esta gran Ciudad.

La verdad es que a mi no me agradan en lo más mínimo los chinos, ya que cuando eh convivido con ellos son gente muy cuadrada y como grosera. Pero la verdad es impactante como tienen de desarrollada la ciudad de Shanghái, yo pienso que los demás igual. Son gente inteligentísima y súper dedicada a su trabajo, hacen todo por ser los mejores, son muy competitivos. Pero gracias a eso están como están y los demás tenemos lo que tenemos. También quiero reconocer que hay muchísima competencia entre ellos mismos y muchas veces si no llegan a lograr lo que quieren se castiga, algunos pueden llegar hasta el suicidio debido a la frustración de no haber logrado su fin.

Me costó muchísimo acostumbrarme a este cambio de una semana, el horario es muy diferente al de México, entonces los primeros dos días estaba cansadísima, aparte que iba a conocer y no paré de caminar. Nos perdimos varias veces debido a que no todos tiene nombre en inglés y es dificilísimo entender su abecedario. Me frustraba muchísimo el no entender nada, y como comenté anterior mente no todos los chinos son muy amables, así que para encontrar a alguien que te explicara y que aparte hablar bien inglés, fue un poco complicado.

La verdad es que si vale la pena el viaje hasta allá porque conoces una cultura súper diferente a la nuestra y aprendes miles de cosas nuevas que ni te imaginabas que existían.

La ciudad tiene muchos rascacielos enormes e increíbles.

La moda de construcción no me encanta pero si vi alguna que otra cosa padre. El rascacielos que más me gusto fue el Shanghái World Financial Center, está enorme y muy padre, la construcción no es tan rara como la de las casas y algunas otras cosas.

En las noches hay calles súper alumbradas, con muchas luces de diferentes colores enormes. Eso me llamó mucho la atención, me pudo recordar un poco a Brodway en Nueva York, pero de todas maneras Brodway no tiene punto de comparación.

En la sección de ropa hay de todo, encuentras cosas tanto padres como feas, y parecidas a nuestra moda como muy diferentes. La verdad es que si me diel lujo de comprarme unas que otras cosillas, aunque la verdad es medio caro todo por allá.

Algo que me dio mucho coraje fue que e encontré con mucho mercado negro, sobre todo en las afueras de la ciudad, sobre las cuales comentaré un poco más adelante. Me impactó mucho cómo gente tan inteligente que tiene la capacidad de inventar cosas increíbles, nuevas y de buenas calidades, se dejen llevar por el mercado negro. Si es impactante cómo le hacen para conseguir esas cosas y la cantidad de comercio que tienen, pero como decía es muy triste que no aprovechen las oportunidades que tienen para hacer algo bueno, bonito y barato. Algo de lo cual si tienen ventaja es que puedes encontrar de todo en esos mercados y la verdad es que más barato.

Mi familia y yo casi no compramos cosas ahí debido a que se nos hace una forma de turar el dinero a la basura , porque ni están muy bien echas las cosas, ni de tan buena calidad, te pueden durar una semana y no para siempre y principalmente es un fraude y una injustica con aquella gente que si hace bien su trabajo con mucho esfuerzo.

Ahora si les comentare un poco sobre las afueras de la Ciudad. Así como les platicaba la maravilla de ésta, les puedo contar que visitamos un lugar en las afueras y la verdad es que si es otra cosa comparada con la ciudad.

La gente que vive ahí es muy pobre y tratada mal. Muchos son esclavos y tiene que estar trabajando todo el día para poder llevar alimentos a su familia.

Me sorprendió mucho como en una Ciudad tan increíble puedan tener este tipo de gente en las condiciones que viven, cuando pueden hacer lo que sea por ellos y ofrecerles una vida mucho mejor a la que tienen.

Éstos tienen muy pocas oportunidades, casi ninguno tiene idea de cómo escribir ni hablar correctamente. Los padres sufren mucho porque no les gusta ver a sus hijos pasar por lo mismo que ellos y que tengan que algún día vivir como ellos, angustiados por no saber si van a tener la oportunidad de cenar algo en familia, o no.

Yo creo que hay que tener justicia, porque entiendo que haya pobreza en otros países pero si me decepcionó mucho que en esta Ciudad hubiera tanta, con las oportunidades que pueden ofrecer.

Visité muchos museos los cuáles me informaron bastante sobre las diferentes batallas que han tenido en China, como ha ido cambiando durante los años, también fui a ver arte chino muy padre y diferente al nuestro. Es fascinante como aunque no entienda su idioma, pueda entender sus sentimientos mediante las pinturas que pude observar.

A todos estos lugares fui por medio de un tren increíble, son muy diferentes a los de Europa, son más modernos, tipo monorriel.

Les contare ahora un poco sobre la religión que tienen allá.

Tuve la oportunidad de conocer el Templo de la Ciudad de Dios, donde me explicaron sobre el budismo, ellos creen en su Dios Buda, el cual es representado como un gordito con un pañal sentado de chinito y las manos juntas.

También encontramos mucha gente católica y pudimos ir a misa en la catedral de San Ignacio. La misa es casi igual a la que tenemos aquí en México, gracias a Dios pudimos conseguirla en inglés.

Como todos sabemos el animal más famoso de China es el panda y su comida el bambú la cuál también es básica de china, fuimos a un lugar done tiene todo tipos de pandas, tamaños y formas. Me encantó haberlos podido conocer tan cerca, ya que tuve la oportunidad de cargar a uno bebé pero sin que nos viera su mamá, ya que se podía legar a comportar un poco agresiva.

Hablando de comida, les voy  platicar mi hermosa experiencia con ella.

Todos sabemos que el arroz es su fuerte y que también les encanta comer ratas, perro, alacrán y otros tipos de animales que jamás se me ocurriría comer.

La verdad es que en todos los lugares tenían todo tipo de arroces que no puedo negar lo delicioso que se comían casi todos, casi siempre hay uno que falla. También tenías la opción de comer carne y verduras normales, no a fuerzas tenías que comer cosas extrañas para nosotros, pero deliciosas para ellos. Pero mi papá, como buen turista, no faltó que nos hiciera probar un platillo extraño. A la fuerza teníamos que pedir rata, perro o lo que fuera, fuera de lo común para nosotros. Cada uno de mi familia pidió n platillo diferente y acabamos todos probando de todos a la fuerza y sin podernos quejar, ya que mi papá decía que si ya estábamos hasta allá teníamos que acabar de conocer las cosas importante y típicas del oriente. La rata, yo la tuve que escupir porque no me podía hacer la idea de que fuera pollo, o algo normal, aparte de que la salsa que llevaba no me gustó en lo más mínimo, asi que le dije a mi papá o la escupo o me la como y vomito, así que todos optamos por la opción de que lo escupiera. Los de más no tuvieron mucho problema con los patillos, pero si pueden comentar que no hubo platillo que les fascinara, que ni siquiera lo volverían a pedir.

Ir a Shanghái fue una experiencia inolvidable, aunque tuve momentos de frustración, incomodes y asco la pase muy bien. Vale muchísimo cruzar el mundo hasta allá para conocer una cultura nueva, una forma de vivir muy diferente a la nuestra, conocer otro tipo de gente, otro idioma, diferentes costumbres, ropa, arquitectura, comercio, moneda y muchas cosas más que podría mencionar.

Algo que me gustaría cambiar de éste país que ya lo comenté mucho, fue la desigualdad social que tienen con la gente pobre y muchas veces esos son los que más trabajan porque no pueden descansar, así que hay que pensar mucho en nuestro país en general y no nada más en nuestro bienestar y el de nuestra familia.

Si tienen la oportunidad de viajar al medio Oriente, ¡no se la pierdan!

 

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s