La Cultura de Teotihuacan por Isabela Roldan

¿Qué sabes de la cultura Teotihuacana?, probablemente has oído hablar sobre esta cultura a lo largo de tu vida, pero la pregunta es; ¿realmente la conoces a fondo?

Pues precisamente ahora citando a Ángel Miranda Basurto en su libro “La evolución de México” (1962) vamos a entender y darnos cuenta de la importancia de esta cultura, como fue evolucionando con el paso del tiempo, la sociedad y sus clases sociales, las distintas religiones y la forma en que la religión influenciaba sobre ellos, sus conocimientos y creencias, la arquitectura, las pirámides más importantes y significativas, la pintura y la escultura, como se expresaban por medio del arte, la cerámica, las cosas que hacían con sus propias manos, sus celebraciones, rituales y finalmente la decadencia y fin de esta cultura.

El valor fundamental de Teotihuacán consiste en que es la primera gran ciudad y el foco de cultura que irradia sobre todo el México antiguo.1

Era un gran centro religioso que tenía construcciones ceremoniales grandísimas, había una zona residencial que era solamente para los sacerdotes, alrededor de este centro estaban las casas de la población urbana y en las afueras era donde estaban los campesinos viviendo en pequeñas aldeas.2

La cultura Teotihuacana influenció muchísimo en las otras ciudades clásicas como por ejemplo en la arquitectura, o en el estilo decorativo, en las representaciones religiosas, en la forma en la que hacían cerámica, en las figuritas de barro etc.

Estoy de acuerdo con el autor en que la cultura Teotihuacana influyó en las otras ciudades “clásicas” ya que estas influencias se ven claramente en Guatemala, en Culiacán, Sinaloa o por el occidente.

En su primera época algunos grupos del preclásico se instalaron en el Valle de México, en donde han encontrado restos de figuras de barro o cerámica. Además se construyeron las plataformas en las que hoy en día se encuentran la pirámide del Sol y la pirámide de la Luna.

Luego viene el segundo periodo (100 a 250 años D.C) en el cual se construyeron las pirámides del Sol y de la Luna siguiendo la tradición preclásica del Valle de México y construyéndolas con exactitud y precisión en base a las estrellas.

En mi opinión los Teotihuacanos eran unas personas increíblemente trabajadoras, comprometidas en todos los aspectos lo que hoy en día hace falta en nuestra sociedad y en la burbuja en la que vivimos diariamente.

En Teotihuacán había un estado “teocrático”3

A esto se refiere que la clase sacerdotal tenía el poder y el control no solo de las funciones religiosas sino que también las políticas y administrativas bajo la dirección suprema del rey-sacerdote.4

Los Teotihuacanos en cuanto a su religión, no veían más allá de las fuerzas de la naturaleza como el fuego, el viento, la lluvia etc. Su dios principal era Tláloc (Dios de la lluvia y de las aguas celestes)

“Residía en las montañas y se presentaba con una máscara sobre el rostro adornada de anteojeras, nariguera, colmillos de jaguar y lengua de serpiente”5

Entre sus conocimientos sobresale la numeración a base de puntos y rayas y la escritura, pues aparecen símbolos como turquesa, ojo de ave, cabeza de tigre etc.

Los teotihuacanos en mi opinión, eran personas extremadamente observadoras e inteligentes ya que en ese momento la tecnología no existía y no contaban con las ventajas tecnológicas que hoy en día nosotros utilizamos día a día. Digo observadoras por que me parece impresionante como podían llevar a cabo un calendario a base de los astros, o construir sus magníficas pirámides a base de las estrellas.

A mí lo que más me llama la atención de la cultura Teotihuacana y en lo que quiero profundizar mas, es en su arquitectura, sus pirámides.

Teotihuacán era una urbe gigantesca, planteada sobre un eje longitudinal llamado “la calle de los muertos”6

Los monumentos más grandes de esta ciudad son las pirámides, las cuales la más grande es la del Sol que tiene cinco cuerpos en talud, con cinco tableros intermedios; y la menor es la de la Luna.

El más artístico de estos templos pirámides es el dedicado a Quetzalcóatl. Tiene seis cuerpos adornados con “tablero y talud”, revestidos con hermosos mascarones de serpientes emplumadas, que alternan con el signo de Tláloc.

Este monumento estaba rodeado por una “ciudadela” cuadrangular de 400 metros por lado.7

Algo por lo que esta cultura sobresale es por la belleza de los murales que pintaban. Entre estos, los mas sobresalientes son “los frescos murales” que están en el templo de la Agricultura y en los edificios de Tetitla y Tepantitla, entre ellos el llamado “paraíso de Tláloc”

Todos estos murales estaban basados en temas de religión y ponen a los dioses y sacerdotes con vestimentas súper elaboradas, a hombres y mujeres llevando ofrendas a los templos o también escenas de sacrificios, de rituales, de danzas y de guerreros vestidos de águilas y tigres.

Esto se ve en el edificio de Zacuala, recientemente descubierto.8

“Todo lo que sube, tiene que bajar” digo esta frase por que Teotihuacán tuvo su momento, sus acontecimientos importantes, fue una cultura sobresaliente, rica en biodiversidad, con una arquitectura maravillosa y miles y millones de otras ventajas. Pero como todo,  llega el momento de su decadencia.9

Los templos y palacios de Teotihuacán fueron incendiados, sus muros arrastrados, y la cuidad fue abandonada. Hay muchas teorías acerca de la razón por la cuál la gente abandonó Teotihuacán, como por ejemplo por que había conflictos entre las clases sociales, o por que hubo una invasión de los pueblos bárbaros, o simplemente por que huían de una erupción volcánica.

Nunca se va a saber cuál fue la verdadera razón por la que abandonaron la maravillosa ciudad de Teotihuacán.10

En conclusión la cultura Teotihuacana se caracteriza por sus conocimientos; la numeración y la escritura, la arquitectura; las pirámides del Sol y de la Luna, la escultura y la pintura; como los “frescos murales” en los que representaban todo a base de dibujos ya fuesen rituales, sacrificios, danzas, ceremonias etc., hasta llegar a su decadencia que nunca vamos a saber que fue exactamente lo que pasó.

Los teotihuacanos fueron personas centradas, comprometidas en todos los aspectos, con una inteligencia sobrenatural la cual desarrollaron de una manera sorprendente. Eran muy observadores y precisos, gracias a eso lograron el calendario basado en los astros y situaron las pirámides en el punto exacto a base de las estrellas.

Para ellos la religión era lo más importante, su razón de vivir, no veían más allá de sus dioses, los teotihuacanos llegaban sacrificar su vida para demostrarles a sus dioses el honor y el respeto que les tenían. Tenían muy claro la figura de AUTORIDAD lo cual hoy en día en nuestra sociedad esta fallando cada vez más; ahora en nuestro mundo estamos perdiéndole respeto a las autoridades y una autoridad no es solamente Dios o Jesús o la virgen María sino que una autoridad es una persona mayor a nosotras por el simple hecho de tener más experiencia.

Hay muchas cosas increíblemente buenas que podemos rescatar de esta cultura Teotihuacana y hacerlas presentes en nuestra vida diaria.

Descúbrelas, tómalas y actúa.


1 MIRANDA BASURTO, ANGEL. La Evolución de México. Herrero S. A., Mexico, D.F., 1962. p. 51

2 cfr. Ibidem. p. 52

3 ibidem. p. 53

4 cfr. Idem.

5 ibidem. p. 54

6 idem.

7 cfr. Ibidem. p. 55

8 idem.

9 cfr. Ibidem. p. 56

10 cfr. Idem.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s